Palabras Claves

Home / Palabras Claves

Martin Seligman, padre de la Psicología Positiva, explica que para encontrar sentido a la existencia, y por lo tanto una VIDA PLENA, es necesario vivir tres vidas.

La Vida Placentera que se encuentra marcada por el éxito en la búsqueda de emociones positivas y complementada por el desarrollo de aptitudes necesarias para multiplicar esas emociones.

 

La Buena Vida, que es emplear de forma satisfactoria las fortalezas propias en todos los ámbitos de la existencia (roles), a fin de obtener abundantes gratificaciones auténticas.

 

Y la Vida Significativa, que posee un rasgo adicional, que consiste en poner las fortalezas personales al servicio de algo que trascienda, para encontrar así un sentido a la existencia.

 

Se entiende por felicidad, un estado de armonía, de bienestar (wellbieng), de trascendencia, de conciencia, de conexión con los demás y con el propio ser. A partir del cual, y por medio de la meditación, la persona consigue:

 

  • Aceptarse y aceptar al otro tal cual es, como legitimo otro (como define Humberto Maturana el amar).

 

  • Actuar positivamente: cultivando emociones positivas, lo que es (según Seligman)”importante no sólo porque resulta agradable, por derecho propio, sino porque genera una mejor relación con el mundo. Si desarrollamos más emotividad positiva en nuestra vida, desarrollamos amistad, amor, una mejor salud física y mayores logros.” Y David Fischman añade, “las emociones positivas nos abren, nos permiten crecer, generando un espacio emocional propicio para el aprendizaje y la creatividad”.

 

Cuando se es positivo, se desarrollan aptitudes como:

  • Ser agradecido.
  • Ser optimista.

 

Ese ser optimista conlleva el sentido del humor, que según David   Fischman:

  • Reduce el estrés.
  • Baja la presión arterial.
  • Mejora el sistema inmunológico.
  • Mejora de digestión.
  • Quema calorías.
  • Genera emociones positivas.
  • Mejora la conexión con los demás.

 

  • Actuar equilibradamente propicia:
    • Vida en valores:
    • La tranquilidad que da la coherencia de acción en función de los propios valores.
    • La vida en sociedad que tiene como requisito velar por el bien común.
    • La libertad, tanto cuanto no afecte la libertad del otro.

 

  • Relaciones sociales saludables, que dan felicidad (David Fischman):
  • Permiten amar y ser amados.
  • Dan seguridad y se siente que se preocupan por uno.
  • Dan soporte emocional.
  • Permiten compartir los logros.

 

  • Vida sana (vida saludable):
  • Actividad física:
    • Da auto estima; se siente en el control del cuerpo y la salud.
    • Ayuda a reducir el estrés. Eleva el nivel de endorfinas.
    • Es oportunidad para el contacto social.
    • Hace sentir mejor físicamente (sistema cardiovascular, músculos, fortaleza física).
  • Alimentación saludable y balanceada:
    • La alimentación actúa sobre cerebro. El exceso de azúcar en la sangre una vez que ha sido eliminada, hace sentir con bajo ánimo, lo que impulsa a seguir consumiendo más azúcar.
    • Quienes no tienen control de lo que comen tienen un menor nivel de satisfacción con la vida.

 

  • Actuar con Pasión (Flow – fluir):concepto desarrollado por el húngaroMihaly Csikszentmihalyi. Cuando se fluye no se tiene conciencia de estar feliz porque no hay conciencia de uno mismo En esos momentos se estáconcentrado en el desafío. Sólo al terminar la actividad se siente un flujo emocional de satisfacción y realización.

 

  • Requisitos para fluir:
  • La tarea debe tener metas claras.
  • La tarea ofrece retroalimentación inmediata.
  • Debe haber un reto en el límite de nuestros talentos y habilidades.

 

  • Cómo aumenta la sensación de flow?. Lo primero es que se alcanza mayor consciencia de los propios talentos y fortalezas; y a partir de ellos se buscan retos en la vida, para ponerlos en práctica.
  • Según el nuevo paradigma de las fortalezas, el secreto del éxito no radica en fortalecer las debilidades, sino en potenciar las propias fortalezas.

 

  • Actuar con sentido:
    • Es poner las fortalezas al servicio de algo que trascienda, para así encontrar sentido a la existencia.
    • Encontrar la misión en función de:
    • Los talentos.
    • Lo que apasiona.
    • Lo que genera el mayor beneficio a los demás.
    • Buscando un trabajo, una carrera o un llamado.

Porque la verdadera felicidad esta en hacer a los otros felices.

La palabra positivo, deriva del latín “positivus”, que significa acorde a lo establecido por convención, y que se supone bueno.

Se dice que alguien es positivo, en su forma de actuar, cuando ve lo conveniente, lo agradable, lo bueno de las cosas. Una actitud o una respuesta positiva suma, agrega y perfecciona. Por el contrario, la persona negativa resta, pone escollos e impide el progreso.

Psicología Positiva.

Es definida como el estudio científico de las fortalezas y virtudes humanas, las cuales permiten  tener  una mirada  más positiva  respecto al potencial humano y a sus  motivaciones en el actuar individual, como social,  que guían a los individuos a tomar responsabilidades sobre su propia persona, como con  su comunidad, promoviendo las condiciones para ser mejor ciudadano.

Las fortalezas son rasgos o característi­cas psicológicas, que se presentan en situaciones distintas a través del tiempo, y sus consecuencias suelen ser positivas. Entre estas se encuentran el optimis­mo, las habilidades interpersonales, la fe, el tra­bajo ético, la esperanza, la honestidad, la perse­verancia,la confianza, la alegría, la tranquilidad, el entusiasmo la euforia, el placer .Las emociones positivas incluyen la felicidad y otros sentimientos de bienestar, que son significativos para la persona.

Relaciones Positivas

La educación positiva se define como la educación en capacidades y en felicidad. Hay evidencias de  que las habilidades que aumentan la resiliencia, la emoción positiva, el bienestar y las fortalezas humanas, como la persistencia, la fuerza interior, la confianza en sí mismo,  se pueden enseñar a los niños escolarizados.

En el ámbito de la escuela, dedicar  tiempo a las relaciones positivas  significa hacerlo  con los compañeros de trabajo, con los otros maestros, con los padres y familiares de los  niños, y sobre todo dedicarles tiempo a los  niños y niñas en el aula.

Los estudios de psicología positiva muestran que una clase efectiva está caracterizada  por relaciones positivas entre los actores del proceso educativo; involucramiento  significativo y sentido de pertenencia a la comunidad escolar por parte de los estudiantes y compromiso con el desarrollo de las fortalezas.

Ser Positivo:

 

  1. Actitud positiva de estar dispuesto a enfrentar los problemas, para intentar resolverlos, con optimismo y esperanza.
  2. Manera o forma de plantearse ante la vida. Siempre se puede aprender, crecer y fortalecer ante todo lo que suceda.

Actitud para ver siempre el lado bueno de las cosas.

La Fortaleza se define como la disposición personal y del carácter en dirección a la consecución del bien arduo y difícil.

Es una capacidad natural de comportamiento, pensamiento, y sentimiento que permite un funcionamiento óptimo de cada persona.

La Psicología Positiva las define como solidez psicológica, moral y física, que aporta fuerza a una persona en la vida. Las fortalezas humanas que estudia la psicología positiva son actitudes y aptitudes basadas en valores humanos.

Para ser efectivo como líder se deben conocer las propias fortalezas, invertir en las fortalezas de los demás y contratar a las personas con las fortalezas que tu equipo requiere.

En el ejercicio de las fortalezas las personas consiguen:

  1. Más felicidad..
  2. Mayor autoeficacia
  3. Mayor autoestima
  4. Mayorenergíayvitalidad
  5. Menor estrés
  6. Másresiliencia.
  7. Másprobableque alcancensus metas
  8. Mejordesempeñoeneltrabajo
  9. Máscompromisoeinvolucramientoeneltrabajo
  10. Más efectividad para alcanzarsudesarrollopersonal

Y seguramente tendrán más probabilidades de alcanzar sus metas

Las fortalezas son transculturales y universales, y lo que es más sorprendente, son capacidades que se adquieren: De las que disponemos todas las personas en mayor o menor grado y que contribuyen positivamente a alcanzar la excelencia del individuo en todas y cada una de sus facetas.

Los últimos trabajos en psicología positiva determinan que esas fortalezas y virtudes no son ni algo abstracto, ni algo mágico; de hecho, varios autores de trabajos empíricos, como Martin Seligman y Christopher Peterson, han conseguido clasificarlas. Han llegado a la conclusión de que son 24 y las han distribuido temáticamente en seis categorías o rasgos positivos deseables:

  • Sabiduría y conocimiento: Fortalezas cognitivas (creatividad, curiosidad, apertura mental, amor por el aprendizaje, perspectiva)
  • Coraje: Fortalezas emocionales (Valentía, perseverancia, integridad, vitalidad)
  • Humanidad: Fortalezas Interpersonales (Amor, amabilidad, inteligencia social)
  • Justicia: Fortalezas Cívicas (ciudadanía, sentido de la justicia, liderazgo)
  • Moderación: Fortalezas que protegen contra excesos (capacidad de perdonar, modestia, prudencia, autocontrol)

Trascendencia: Fortalezas que proveen de significado (Aprecio de la belleza, gratitud, esperanza, sentido del humor, espiritualidad).

Los proyectos de vida refieren a propósitos personales, que se extienden y vinculan, por la condición social del individuo, con la familia, el mundo laboral, la sociedad local y global, en la cual los seres humanos participan.

En lo personal se enfocan en las opciones que los individuos toman respecto de su vida y desarrollo afectivo, profesional y social. Los hombres son capaces de asumir compromisos con fines que se extienden más allá de ellos mismos, a través de los cuales buscan perpetuarse, trascender, en razón de la formulación de proyectos.

La vida familiar, como la profesional, responden a proyectos, maneras a través de las cuales todo ser humano, marcha en la búsqueda de su sentido. Es sobre todo, la prolongación de sus propios anhelos e ideales interiores, aún con las condiciones propias de su entorno e historia.

Es el mismo hombre, el que, a partir de su libertad, construye un proyecto de vida, que cuando está bien fundado, se hace de suyo difusivo, condición y propiedad de todo bien. Es aquí, cuando las criaturas humanas dan de lo que tienen, prolongan sus propias vidas en otros, en el amor humano, la formación profesional, el servicio social.

El amor es un proyecto de vida, que es capaz de extenderse y atraer al otro yo, que se completa, en esa unidad; la amistad, sin la totalidad anterior, es también extensión de ella misma, como donación; la vocación profesional y el esfuerzo por desarrollarla, se transforma en proyecto altruista, al contribuir con el progreso de la sociedad, disponiendo de los propios talentos en sus servicio.

El altruismo es todo comportamiento que procura el bien a otras personas o instituciones de forma desinteresada, sin pedir nada a cambio.

Entonces, el proyecto de vida altruista, se hace realidad, en y a través de la prolongación del mismo hombre, cuando sabe anclar el sentido de su existencia en los demás. Todo eso lo enriquece, le exige ser más y mejor.

Jacques Delors, en su informe de los cuatro pilares de la educación,  explica la importancia de algunos requerimientos necesarios en la educación.

La educación debe facilitar el mapa y la brújula que permita a los alumnos el desarrollo como personas integras para la obtención del éxito.En el siglo XXI, la educación debe transmitir, masiva y eficazmente, conocimientos teóricos y técnicos que permitan que los estudiantes fortalezcan sus habilidades.

 

Para que la educación pueda cumplir con todas las misiones que tiene, debe estructurarse en torno a los cuatros pilares de la educación (Aprender a Ser Persona, Aprender a Aprender (conocer), Aprender a Vivir Juntos (Convivir), Aprender a Hacer)

.

Aprender a Ser: Es importante indicar que este pilar se enfoca en el desarrollo global de la persona, es decir, cuerpo, mente, inteligencia, sensibilidad, responsabilidad, espiritualidad, etc. Para lograr tal desarrollo, es importante que se fomente  y desarrolle en los estudiantes  la imaginación y creatividad, a partir de oportunidades para descubrir y experimentar, de tal forma que adquieran las herramientas necesarias para enfrentarse al mundo que los rodea.

 

Por otra parte, se hace necesario el acompañar a los estudiantes en la construcción de la identidad personal, potenciando su autoconocimiento, el desarrollo de la autoestima, a partir de experiencias concretas, que faciliten la adquisición de valores, el reconocimiento de las emociones y la adecuada expresión de éstos, para que en el futuro puedan alcanzar un pensamiento autónomo y crítico, elaborando su propio juicio, para determinar por sí mismo lo que deben hacer en las diversas circunstancias de la vida.

 

El ser humano debe aceptarse tal cual es y aprender de sus capacidades, para desde ellas perfeccionarse.

El aprender a aprender:es la capacidad del estudiante para reconocer su propios procesos de aprendizaje, de manera que los nuevos  conocimientos adquiridos sean significativos. Puedan ser utilizados de forma efectiva, en el momento oportuno, a partir de mecanismos pertinentes y desde una actitud positiva.

Además, esta disposición permite al estudiante mejorar la capacidad de aprender y pensar, que pueda identificar sus fortalezas y debilidades en el proceso de aprendizaje, integrando las estrategias necesarias para fortalecer y/o mejorar según corresponda.

Piaget explica que el conocimiento es construido por el niño a través de la interacción de las estructuras mentales y el ambiente; uniendo así la maduración, la experiencia física, la interacción social y el equilibrio, de manera que se conozca el nivel de competencia cognitiva que poseen y los docentes puedan acompañar dicho proceso, permitiendo de esta manera que los alumnos sean capaces de  aprender a aprender.

Aprender a convivir: es el objetivo principal en todo sistema educativo y considerado uno de los retos fundamentales para la educación del siglo XXI.

Se refiere a aquellas habilidades sociales, necesarias para desenvolverse sanamente en las relaciones que las personas establecen en las distintas etapas de la vida.

Desde esta perspectiva social, el estudiante tiene la capacidad de entender a otras personas, comprender los puntos de vista de otros, también cuando no los comparta, y ser capaz de realizar proyectos comunes en bien de todos. La convivencia es un factor clave para el logro de aprendizajes de calidad.

No sólo es necesario tener buenos modales para lograr una buena convivencia, sino también es importante dar y recibir atención, afecto y ayuda; expresar las propias necesidades, sentimientos, y derechos, para  comunicarse eficazmente.

Aprender a emprender: los emprendedores no nacen, sino que más bien se hacen, a partir de su experiencia vital. Quienes están a cargo de desarrollar políticas en estos contextos apoyan la idea de que a partir de la educación se pueden conseguir mayores niveles de emprendimiento.

La reforma curricular,en la enseñanza básica y media de nuestro país, introdujo cambios en los contenidos y aprendizajes esperados, en la organización de éstos y en la estructura del currículum. Dentro de los contenidos se destacan las nuevas habilidades de la dimensión cognitiva, afectivo y social: la abstracción; pensar en base a sistema; experimentar y aprender a aprender, comunicarse y trabajar colaborativamente; resolver problemas de mayor complejidad en niveles más pequeños; manejar la incertidumbre y la adaptación al cambio; promover habilidades y actitudes de responsabilidad ciudadana.

A partir de este currículum, en conjunto con el aprendizaje de habilidades y conocimientos, definidos en base a los Objetivos de Aprendizaje (OAT), los estudiantes son educados en un conjunto de actitudes y habilidades, a partir de las cuales reconocen los principios del valor irreducible de la persona humana,  la convivencia social pacífica, pluralista y democrática. El currículum es explícito en su intención de formar sujetos autónomos, creativos, seguros de sí mismos, con sentido de trascendencia, respetuosos de los demás, solidarios y comprometidos con el destino de la sociedad. Lo que se singularizan a través de los indicadores de desarrollo personal y social (IDPS).

El emprendimiento se refiere al esfuerzo adicional por alcanzar una meta. Será entendido como una serie de características desarrolladas en una persona, que establecen una actitud de vida, en la que está presente la innovación, la creatividad, la autoconfianza y la capacidad para desarrollar proyectos, en especial su  propio proyecto de vida.

El trabajo colaborativo es una metodología de enseñanza basada en el principio de que el aprendizaje y el desempeño se incrementan cuando se desarrollan destrezas cooperativas para aprender y solucionar los problemas y acciones educativas y/o docentes.

El aprendizaje colaborativo se expresa en el trabajo que los alumnos realizan en conjunto, para ayudarse en la resolución de problemas, el intercambio de información, la producción de conocimientos y la mejora de la interacción social. De esta forma se hacen responsables de su propio aprendizaje y el de sus compañeros, lo que implica un cambio en los roles asociados a profesores y alumnos, una mirada diferente de concebir el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Según Johnson y Johnson, 1997, los elementos que siempre están presente en este tipo de aprendizaje son:

  1. Cooperación. Los estudiantes se apoyan mutuamente para cumplir con un doble objetivo: lograr ser expertos en el conocimiento del contenido, además de desarrollar habilidades de trabajo en equipo. Los estudiantes comparten metas, recursos, logros y discernimiento del rol de cada uno.
  2. Responsabilidad. Los estudiantes conocen aquellas tareas que les corresponden al interior del grupo, son responsables de manera individual de llevarlas adelante y todos comprendenlos roles se de sus compañeros.
  3. Comunicación. Los miembros del equipo intercambian información importante durante el mismo trabajo, que perfecciona el quehacer común, como también perfecciona eldesempeño de sus integrantes para etapas futuras, sobre todo cada vez que analizan en conjunto las conclusiones y reflexiones de cada uno para lograr resultados de mayor calidad.
  1. Trabajo en equipo Los estudiantes aprenden a resolver juntos los problemas, desarrollando las habilidades de liderazgo, comunicación, confianza, toma de decisiones y solución de conflictos.

Autoevaluación. Los equipos son capaces de evaluar y discernir aquellas acciones que han sido útiles de las que no han resultado efectivas. Los miembros de los equipos establecen metas, evalúan periódicamente sus actividades e identifican los cambios que deben realizarse para mejorar el trabajo futuro.

Por Metodologías activas se entienden los métodos, técnicas y estrategias que utiliza el profesor para enfocar el proceso de enseñanza en actividades que fomenten la participación activa del estudiante, promoviendo efectivamente la construcción y reconstrucción del conocimiento, en y a partir de los propios estudiantes.

Este enfoque metodológico parte del supuesto de que todas las personas poseen una historia previa, una experiencia actual y un cuerpo de creencias (mitos, estereotipos y prejuicios), actitudes y prácticas que llevan consigo a los procesos de construcción de conocimiento en los que participan los estudiantes.

Tomando en cuenta lo anterior, la metodología participativa promueve el rol activo y protagónico de todos los integrantes del grupo -incluyendo al facilitador (docente) – en el proceso de enseñanza  – aprendizaje. Para facilitar esta participación activa se utilizan técnicas dinamizadoras, que ayudan a la consecución de dichos objetivos metodológicos.

Las metodologías activas debe tener como base las siguientes características: ser lúdica, interactiva, creativa y flexible, fomentar la conciencia grupal.

Dentro de las planificaciones curriculares se ha de tomar en cuenta la demanda actual de nuestra sociedad: se necesitan personas con habilidades tales como la autonomía, desarrollo del trabajo en equipos multidisciplinarios, actitud participativa, habilidades de comunicación y cooperación, resolución de problemas y creatividad entre otras.

Las metodologías para el aprendizaje activo se adaptan a un modelo de aprendizaje, donde el protagonismo le corresponde al estudiante, quien construye el conocimiento a partir de pautas, actividades o escenarios diseñados por el profesor (el profesor deja de ser el único medio de obtener la “verdad absoluta”, permitiéndole al alumnado descubrir el conocimiento por el mismo, pasando el profesorado a jugar un papel de guía de aprendizaje).

Algunas metodologías activas son: Método AC (Aprendizaje Cooperativo),  Método de proyecto, Método del caso, Método ABP (Aprendizaje basado en problemas), TBL (Aprendizaje basado en el pensamiento), Método de Simulación, Método de Indagación 8ECBI), Método Relacional FONTAN, entre otros. Todos  permiten el desarrollo de la autonomía, el pensamiento crítico, actitudes colaborativas, las destrezas y capacidad de autoevaluación.

El aprendizaje personalizado es un enfoque que se adapta al ritmo, intereses, preferencias y necesidades del alumno. Los objetivos, el contenido, el ritmo y el método de instrucción pueden variar de un alumno a otro, poniéndose el foco en ayudar a los alumnos a tener éxito en sus resultados académicos.

El ambiente para la personalización del aprendizaje es aquel que cuenta con las siguientes condiciones:

  • Se centra en el estudiante.
  • Está diseñado en torno a un pensamiento crítico.
  • Incorpora la creatividad y la innovación, tanto en su propia planificación, como también en el diseño de los resultados del aprendizaje.
  • Es lo suficientemente flexible como para que los estudiantes, en razón de su diversidad, puedan trabajara su propio ritmo, haciéndose cargo desde las necesidades especiales hasta el talento.
  • Fomenta la colaboración de equipos de aprendizaje.

Se destacan cuatro elementos del aprendizaje personalizado, que deberían orientar  el desarrollo de los estudiantes:

  • Se organiza a partir de un exhaustivo conocimiento de las fortalezas y las debilidades de cada alumno.
  • Requiere del desarrollo de las aptitudes y de la confianza de cada alumno en sí mismo y en el profesor, y en esto términos las estrategias de aprendizaje deberán fomentarlas.
  • Implica la capacidad para tomar distintas opciones curriculares, como el respeto por los alumnos, atendiendo la singularidad de cada uno.
  • Requiere de un planteamiento y opción radical de la escuela y de la organización, para dirigir el aprendizaje enfocado en la convicción de que todos los alumnos pueden aprender.